viernes, 29 de marzo de 2013

¿Para qué aprender a soñar despiertos?



No sé si os pasa a vosotros pero yo admiro a esas personas que a lo largo de su vida, se levantan a diario con la intención de crear eso que piensan, anhelan o sueñan. Esos soñadores, innovadores, buscadores, aventureros, locos, genios o héroes cotidianos que hacen de su vida una experiencia creativa, entusiasta y con significado en sí misma:
una Vida = una Oportunidad.


Son ese tipo de personas que trabajan en su día a día, sin perder la referencia del para qué se esfuerzan, del para qué se levantan cuando se caen. Mujeres y hombres que han sabido mantener o encender de nuevo la llama de la automotivación, como esencia para continuar caminando. Mujeres y hombres que han ayudado a crear el mundo que tenemos hoy por la capacidad de materializar y poner en la práctica esos sueños que ellos entendieron como “visiones” mientras otr@s juzgaban como “ilusiones” en otros tiempos.

La vida es un aprendizaje continuo, y si algo he aprendido en estos 32 años (muchos para algunos y muy pocos para otros), es que en los resultados ayuda y mucho la actitud con que afrontas los hechos. La propia intención o el entusiasmo que esos soñadores prácticos transmiten al esforzarse por conseguir aquello que persiguen tiene su valor, y además de marcar diferencias respecto a otros en su desempeño, esa energía y confianza llega a inspirarnos, cambiar nuestras creencias, y modificar nuestros comportamientos; pasando a crear una “visión compartida” aquellas capaces de cambiar el mundo.

un Sueño = aumenta el Desempeño

Me niego a dejar que el mundo de los sueños, de lo mágico, de hacer realidad lo aparentemente imposible, se quede reducido a las 8 horas que conecto o libero mi inconsciente, esas 8 horas que cierro los ojos, donde sueño dormido y me libero de las reglas de la “realidad” que me impone mi percepción del mundo.

Creo que es posible, creo que soñar despierto es un arte, y cumplir los distintos sueños que llenan tu vida, es un camino elegido que te transforma en tu mejor versión, aquella en la que te conviertes al intentar alcanzarlos.  Por eso reflexiona, conecta con eso que anhelas en tu interior y atrévete a intentar cumplirlo; cometerás fallos, te equivocarás probablemente y quizás incluso hieras a gente por el camino; quién no ha fallado al intentar lanzar un dardo a una diana.  El gran fracaso será no intentarlo, no usar esa oportunidad que es la vida con tus buenas o malas circunstancias, tus fortalezas y tus debilidades. Aprende del sistema, aprende de la vida y de cómo tus decisiones afectan a otras personas, aprende a remar a favor de corriente y a reflexionar cuando la misma sientes que viene en contra, experimenta el fluir hacia tus sueños, y desde ahí piensa en grande...

Y si haces caso a algunos sabios, haz en pequeño. Sé generoso y si cumples alguno de tus sueños, cuéntalo, comparte la experiencia, que la gente “apagada” en sus casas, en sus trabajos, en sus vidas, entienda que los sueños nos despiertan…

Si te apetece vivir una experiencia inspiradora de sueños, te animo a descubrirlo en este seminario "Coaching, como camino hacia nuestros sueños", y si no puedes o no quieres, te recomiendo que simplemente escuches la música de un artista que me ha acompañado a lo largo de mi vida gracias a mi queridísima familia y sus regalos: Ismael Serrano y sus "Sueños de un hombre despierto".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada